Bitcoin: ¿Inversión o burbuja?


Hace menos de un mes (el 17 de diciembre) escribí un post titulado «Bitcoin a 22.000$»; hoy, apenas 22 días después, el título debiera ser «Bitcoin a 42.000». La reina de las criptomonedas en estos últimos días ha ido ganando diariamente mil dólares hasta casi doblar su valor, este es, sin duda, un fenómeno insólito, aunque no tanto como para que los blockchain believers no insistieran en que esto, tarde o temprano, pasaría.

La subida ha sido tan fuerte que ayer —por fin— el telediario de Televisión Española habló del fenómeno aunque, como siempre, vinculándolo, siquiera fuera sutilmente, a algunos aspectos negativos del mundo de las criptomonedas.

Sea como sea la pregunta ronda en la mente de todos ¿Hasta cuándo durará este rally alcista? ¿Estaremos en presencia de un cambio histórico o de una descomunal burbuja? ¿Qué hay detrás de todo esto del Bitcoin y las criptomonedas?

Vayamos por partes y tratemos de despejar las dudas una por una hasta donde seamos capaces.

Lo que hay detrás del Bitcoin y del resto de criptomonedas no es sino una nueva tecnología llamada blockchain. Esta tecnología, digámoslo groseramente, permite añadir una capa de seguridad a casi cualquier cosa que usted haga; podríamos decir que es como llevar un notario en el bolsillo, salvo que, para algunas cosas, es incluso mejor y más seguro que un notario. Si usted realiza cualquier actividad y la registra en blockchain la misma quedará inalterablemente registrada para siempre y con total garantía. Eso, obviamente, en el mundo de las relaciones humanas, ofrece un horizonte de posibilidades incalculable.

Además esta tecnología se puede implementar de manera descentralizada, es decir, los libros donde se anotan las transacciones no están en poder de una sola persona, ya sea un funcionario o un gobierno, sino que están clonados en miles de ordenadores distribuidos por el mundo (usted, si lo desea, puede hacer funcionar un nodo de bitcoin o ethereum sin demasiadas dificultades) de forma que alterar ese libro es imposible.

Esta tecnología distribuida, en manos de los usuarios y ajena al control de gobiernos y corporaciones, excita la imaginación de muchas personas, exactamente la misma imaginación que, desde el manifiesto cypherpunk, bulle en círculos de personas firmes creyentes en esta tecnología como herramienta de democratización y empoderamiento de la ciudadanía 1.

Ocurre con blockchain y el mundo de las criptomonedas lo mismo que ocurrió con internet en sus primeros años. ¿Recuerda usted cuando le decían que meter su tarjeta de crédito en internet era una insensatez? ¿Recuerda cuando le decían que internet era un mundo de pedófilos y pornografía? ¿Recuerdan cuando le decían que wikipedia era inútil y lo bueno era tener la Enciclopedia Británica?

Bien, ahora que los editores de la Enciclopedia Británica ya no la editan en papel y revistas científicas como Nature llevan a cabo estudios para determinar cuál de las dos es más fiable o qué sesgos presenta cada una2, quizá sea el momento de que repensemos esas estrategias tan a menudo repetidas por quienes ocupan posiciones de poder, ya sea económico, político o de otra especie, en el actual statu quo.

Internet fue soñada como un espacio de libertad donde compartir conocimiento del mismo modo que las criptomonedas fueron concebidas como una herramienta de libertad al margen de gobiernos e instituciones financieras. Las acusaciones que se formularon en los albores de internet y las criptomonedas respecto de ellas son asombrosamente parecidas: nido de delincuentes, drogas, pornografía, lavado de dinero… Es un truco viejísimo: cuando aparece un espacio no controlado por quienes tienen poder se acusa a ese espacio de todo lo imaginable hasta que, por fin, quienes tienen poder lo regulan para tratar de perpetuar el poder que tienen. Es una lección ya sabida pero es una estrategia que funciona y no duden que el mundo de las criptomonedas, como internet, será finalmente regulado.

Si tiene usted unos ahorros piense simplemente que va a pasar con ellos ahora que el banco central europeo está imprimiendo euros o que en los Estados Unidos se están imprimiendo dólares intensivamente.

Cuando se imprimen billetes (una decisión exclusiva de los gobiernos) el dinero que usted tiene pierde valor. Esta es una ley viejísima y es de las pocas leyes indiscutidas en economía. Se llama la teoría cuantitativa del dinero. Ésta sostiene, en su forma más elemental, que, en igualdad de todo lo demás, los precios varían en relación directa con la cantidad de dinero en circulación3.

Es por eso que muchos ahorradores han buscado para su dinero un lugar donde sus ahorros no pierdan valor. Muchos han comprado oro, pero otros, simplemente, han comprado bitcoin. ¿Por qué?

Muchos son los factores que acteditan a Bitcoin como un valor refugio. El primero es que no está en manos de los gobiernos que, por esto, no pueden imprimir (minar) tantos cuantos bitcoins deseen. Bitcoin, por diseño, no es controlable por ningún gobierno y no es regido por ningún otro código que no sea su código informático. Si en los billetes de dólar puede leerse la expresión “In God we trust”, no tengan la menor duda de que en la mente de los bitcoin believers está grabado el motto “In code we trust”.

Por extraño que parezca los ahorradores quieren valores seguros y antes confían sus ahorros a un código informático objetivo o a un metal que los gobiernos. Esto debiera darnos mucho que pensar sobre la calidad de nuestras instituciones políticas.

En segundo lugar un aspecto muy llamativo y que ha atraido a muchos inversores ha sido la “finitud” del Bitcoin. Por definición,por sistema, por código, jamás podraán minarse más de 21 millones de bitcoins (y ya vamos por 18 y medio) de forma que los peligros de gobernantes aficionados a imprimir billetes no exist en esta plataforma que, así definida, se presenta como un reemplazo maravilloso del oro.

La potencialidad de esta nueva tecnología llamada blockchain, mejor representada a mi juicio por plataformas como Ethereum que por el propio Bitcoin, es difícilmente imaginable y su adopción por la sociedad es simplemente cuestión de tiempo. Apostar, pues, por esta tecnología es apostar a caballo ganador, ahora bien, ¿la mera compra de criptomonedas es una forma de apoyar o apostar por esta tecnología?.

Visto todo lo anterior es obvio que no podemos hablar de un único factor que esté empujando a la adopción de esta tecnología por empresas importantes y por un, aun pequeño pero significativo, grupo de particulares. Son muchos los factores que convergen para impulsar el uso de estas tecnologías: desde el meramente utilitario, al especulativo, al financiero o incluso al filosófico-político.

Las razones, pues, para invertir en criptomonedas son tantas y tan variadas que creo que no necesito exponerlas aquí, pueden encontrarlas facilidad en cualquier url especializada; de lo que sí quiero ocuparme hoy es de esa “ventaja” que está de moda en estos días: invirtiendo en Bitcoin se está ganando mucho dinero.

Déjenme que les cuente una historia.

Hace poco me visitó una persona interesada en comprar criptodivisas y me consultó mi opinión.

—¿Por qué quiere usted comprar? (Le pregunté).

—Bueno, están subiendo mucho y temo perderme esta oportunidad de ganar dinero.

Me sentí obligado a leerle unas palabras del famoso economista John Kenneth Galbraith, una de las figuras señeras del siglo XX y, me parecen tan esclarecedoras, que creo que no debo resistirme a reproducirlas aquí:

«La especulación se produce cuando la gente compra bienes, siempre apoyados por algún mito convincente, porque esperan que sus precios subirán. Esta esperanza y la acción resultante sirven para confirmar la expectativa. De hecho, la realidad no es lo que el bien en cuestión —terrenos, productos agrícolas, acciones o compañías de inversión— ganarán en el futuro. Lo que ocurre es que un número suficiente de personas espera que el objeto de la especulación aumentará de precio, y esto atraerá a más gente y hará que se cumplan las esperanzas de aumentos ulteriores. Este fenómeno es de una sencillez extraordinaria, pero sólo puede durar mientras los precios aumenten de veras. Si algo grave interrumpe la elevación de precios, las esperanzas que mantenían el alza se pierden o se debilitan grandemente. Todos los que confiaban en un alza posterior —que son todos menos los crédulos y magníficos optimistas, de los que hay siempre una buena cantidad— tratan de salirse de la operación. Y tanto si el alza anterior fue rápida como si fue lenta, la baja resultante es siempre vertical. De aquí la semejanza con el diente de sierra o con la rompiente de la ola. Y así terminaron la especulación y la consiguiente expansión económica en todos los años de pánico desde 1819 hasta 1929.»

—Bien (le dije) creo que podemos convenir sin molestarnos demasiado en que usted quiere comprar criptomonedas con fines especulativos. Pero no me entienda mal, especular no es un crimen, lo que es insensato es hacerlo más allá de un cierto margen. Recuerde usted que el crack bursátil del 29 se produjo debido a la histérica compra de acciones merced a créditos bancarios garantizados con las propias acciones a comprar con esos créditos y, sin irnos tan lejos, es también eso exactamente lo que ocurrió en España del 2000 al 2007: sobre el mito alimentado por los bancos de que las viviendas jamás bajaban de precio la población solicitó créditos para comprar viviendas que garantizó con la propia vivienda comprada; y, no ya para el natural y razonable objetivo de tener una casa donde vivir, sino que especulando con esa mítica sempiterna subida de precios, se dieron “pases” por particulares y espontáneos del negocio inmobiliario mientras que, a mayor escala, constructores ávidos se dedicaron a la promoción desaforada y vino la especulación, la corrupción y todo eso que usted no necesita que yo le explique porque lo hemos vivido ambos.

Mire —le dije para concluir— yo no tengo por qué decirle dónde debe usted gastarse su dinero pero, por lo que valga, le doy el siguiente consejo: jamás especule a crédito, es la mejor manera de terminar mal.

—¿Bueno, pero cuánto va a durar esta subida?

Al oir su respuesta supe que estaba ante un caso agudo de «FOMO»4 y decidí contestarle con sinceridad:

—Eso no lo sabe nadie.

El hombre no pareció quedar contento y como tengo la mala condición de no ser parco en palabras, me extendí, quizá, hasta donde no debiera haberme extendido lo cual, quizá, no sea bueno para la calidad de mis relaciones humanas pero, en cambio, me sirve para escribir post como este.

—Mire, le dije, si el precio estuviese subiendo a impulsos de personas como usted yo no tendría la menor duda de que estamos en presencia de una burbuja. Tras su decisión de compra no hay maás fundamento que la creencia en que estos valores subirán porque así lo creen otros compradores. Eso es especulación de manual, eso son, con perdón, tulipanes.

Ocurre sin embargo que no es usted ni gente como usted quienes están haciendo subir la cotización del bitcoin, son grandes compañías y conglomerados financieros los que están comprando masivamente, compañías como Grayscale o Microstrategy… Los bitcoins no están en manos de muchos pequeños ahorradores, no, el 95% de los bitcoins se concentra en manos de muy pocas personas y corporaciones.

Claro que eso no obsta a que esta pudiera ser una hiperburbuja propulsada por empresas que especulan. Salvo que…

—¿Salvo qué? (Me dijo, con ansiedad)

—Salvo que a lo que estemos asistiendo sea al crecimiento propio de la curva de adopción de esta nueva tecnología que no finalizaría en bastante tiempo o, mucho más probablemente, a una mezcla de todas las razones y causas que le he contado.

—Pero entonces ¿Inversión o burbuja?

—Pues lo que le dije, nadie lo sabe. Y, como nadie lo sabe, sólo le propongo que haga las cosas con prudencia: entre en este mundo, diviértase, descubra nuevos mundos y nuevas formas de pensar, pero, por lo que valga, recuerde el consejo que le di, emplee siempre lo que le sobre y lo que no necesite. Puede apostar que blockchain será el futuro, pero no debe apostar su futuro y el de su familia al bitcoin. Prudencia, pues.


  1. Curioso resulta que una reivindicación sustancial del «Manifiesto Cypherpunk» de 1993 contuviese una clara demanda de herramientas como las criptomonedas y llama la atención como todos aquellos cipherpunks son, en buena medida, las oersonas que contribuyeron no solo a dar a luz a internet sino a esbozar el nuevo cuadro de valores que deberían informar a la sociedad de la información. Uno de los pasajes del manifiesto decía textualmente: «…an open society requires anonymous transaction systems. Until now, cash has been the primary such system. An anonymous transaction system is not a secret transaction system. An anonymous system empowers individuals to reveal their identity when desired and only when desired; this is the essence of privacy. Privacy in an open society also requires cryptography.»
  2. Britannica
  3. Galbraith, John K. «El dinero: de dónde viene y a dónde va».
  4. Síndrome FOMO

¿Dinero o criptodinero?

¿Dinero o criptodinero?

Quizá no haya una herramienta tan antigua, ubícua y mal diseñada como el dinero.

Ya les conté hace unos días que, aunque antiguo, el dinero no lo es tanto como para que fuese usado en el antiguo Egipto, en Sumeria o Acad y, desde que fuera inventado —según Herodoto— por los lidios alrededor del año 700 AEC, su historia ha sido una historia de fraudes y abusos de los poderosos (política y económicamente) contra las personas comunes. Veámoslo.

Aunque se usaron como dinero conchas, piedras, tabaco o incluso cabras como dinero este ha estado asociado desde antiguo a los metales. El “dinero” a que hace referencia Herodoto al atribuir su invención a los lidios es precisamente este: el dinero basado en metales.

Su funcionamiento es sencillo: fijando los precios de acuerdo con el valor del peso de un determinado metal (cosa que venían haciendo los Egipcios desde miles de años atrás) para pagar, comprar y vender bastaba con poseer metal de esa especie en la cantidad necesaria. Naturalmente reyes y poderosos encontraron en esto un magnífico negocio económico y político: además de hacerse una buena publicidad acuñando su efigie en las monedas encontraron muchas y variadas formas de engañar a sus súbditos para lucrarse en una conducta que se ha repetido invariablemente desde entonces hasta nuestros días. Veamos en lineas generales cómo se produjeron dichos engaños.

Acuñar moneda es un buen negocio para quien lo hace pues, para sacarle un dinerillo al asunto, basta con introducir en la aleación de las monedas, por ejemplo, menos plata y más cobre, en ese engaño pequeño el acuñador se gana unos buenos ingresos y, si cree usted que esto no ha ocurrido debo decirle que es un iluso: lo que raramente ha ocurrido es que las monedas contengan el peso prometido de metal precioso. Las monedas a lo largo de la historia se han ido envileciendo no solo por el engaño de los acuñadores sino también de quienes las custodian, singularmente los banqueros.

Si no me cree eche usted mano al bolsillo, saque una moneda de euro —si le quedan— y observe con cuidado su canto.  Si lo hace observará usted que el canto de la moneda no es liso, sino que se encuentra rayado en toda su extensión. Estas rayas no están colocadas ahí por casualidad: cuando el dinero valía algo se acuñaban metales como plata y oro y uno de los mejores negocios del banquero era limar sutilmente las monedas, de forma que, con un poco de polvo de oro o plata de aquí y de allá, podían hacerse con un buen dinero. Todavía en el Código Penal de 1973 que hube de estudiar contenía un delito de “quebrantamiento de moneda” en su artículo 283.2⁰ que castigaba con la pena de prisión menor a quien «cercenare o alterare moneda legítima».

Quizá sea el caso del emperador Diocleciano el que mejor ilustre este envilecimiento oficial de la moneda:

En tiempos de Diocleciano las arcas públicas de Roma estaban cada vez mas vacías, de forma que, para solucionarlo, el emoerador recurrió al truco de siempre e hizo alterar las monedas de curso legal hasta reducir en un 90% su contenido en metal precioso pero, claro, sin modificar su valor facial. La consecuencia real de esta práctica daría origen a lo que, en 1558, se bautizó como la máxima de sir Thomas Gresham, previamente formulada por Oresmo y Copérnico, y reflejada en la acumulación secreta del buen dinero romano, según la cual «la moneda mala expulsa siempre a la buena». (Quédense con esta máxima).

Lo que le sucedióa Diocleciano fue que los comerciantes y la población en su conjunto guardaron las monedas de buena aleación y comenzaron a rechazar esa moneda alterada en pago de su mercancía.

Otra consecuencia adicional de esta envilecedora práctica de Diocleciano fue que, el aumento en la emisión de moneda, de una manera primitiva, pero inconfundible, planteó la proposición esencial concerniente a la relación del dinero con los precios: la llamada «teoría cuantitativa del dinero» que sostiene, en su forma más elemental, que, «en igualdad de todo lo demás, los precios varían en relación directa con la cantidad de dinero en circulación».

Debido a las tremendas subidas de precios se produjeron revueltas y manifestaciones de las clases populares de forma que, para evitarlas, Diocleciano recurrió a lo único a lo que parecen saber recurrir los malos gobernantes: prohibir y regular. Diocleciano, para evitar las alzas de precios, decidió limitar las subidas fijando listas públicas de precios de las diversas mercaderías… Y sobrevino la catástrofe. Siendo ruinoso vender mercancías en tales condiciones los comerciantes abandonaron la actividad, hubo falta de abastecimiento, pobreza, hambre… No creo necesario contarles más, ustedes lo imaginan fácilmente.

La historia del dinero desde entonces ha sido la de unos gobernantes perennemente endeudados y la del uso de soluciones «financieras» que no eran sino engaños directos a la población: bancos concebidos como negocios piramidales que jamás custodiaban metal que respaldase los billetes que emitían o, desde que Nixon desconectó el sistema financiero mundial del patrón oro, una afición desmedida a la producción de papel impreso como “dinero”. Si desean una descripción por extenso de toda esta galería de los horrores les recomiendo la lectura del libro «El dinero: de dónde viene y a dónde va», del economista John Kenneth Galbraith, uno de los más importantes economistas del siglo XX.

La penúltima canallada de gobiernos y poderosos contra los comunes la conocen perfectamente ustedes, sucedió en 2008 y arruinó a muchísimas familias del mundo.

Fue toda esa larga historia de latrocinio la que movió a muchos a buscar soluciones para sacar el dinero del control de gobiernos y poderosos y entregarlo, teóricamente, a la comunidad, de forma que, estafas como las de los últimos 2800 años, no pudieran repetirse y fue así como nacieron Bitcoin y posteriormente el resto de las criptomonedas que conocemos.

Desde el 12 de enero de 2009 (fecha de la primera transacción en bitcoin) hasta el boom de las criptomonedas en 2017 las criptomonedas fueron probando la tecnología distribuida que les daba soporte y sufriendo “burbujas” que las ponían a prueba tanto de los experimentos pseudofinancieros de algunos como de las estafas que, directamente pusieron en marcha otros. Un mundo salvaje y sin más regulación que la del propio código informático que lo diseña (una encarnación de lo predicho por el profesor de Stanford Lawrence Lessig en su obra visionaria «Code 2.0») demostró ser capaz de sobrevivir sin leyes ni decretos.

Este mundo de dinero no controlado por los gobiernos sólo necesitaba de la crisis económica creada en 2020 por el coronavirus para explotar y  surgir por el horizonte como una amenaza para el sistema financiero tradicional y una promesa para los comunes. Veamos por qué.

La cuestión decisiva a la que han tenido que atender los gobiernos del mundo este año 2020 es la de cómo hacer frente a la crisis económica derivada de la crisis sanitaria del coronavirus y, como pueden imaginar, lo han hecho con el ingenio que ha caracterizado habitualmente a los gobiernos de los imperios: al estilo de Diocleciano; es decir, «fabricando dinero».

Los bancos centrales imprimieron, solo en el mes de mayo del pasado 2020, un valor estimado de USD 15 billones en estímulos como medidas antipandémicas para salvar las economías mundiales, «arrojando al dólar estadounidense debajo del autobús», como dijeron algunos.

Recuerden ustedes ahora la «teoría cuantitativa del dinero» de la que les hablé más areiba y que sostiene, en su forma más elemental, que, «en igualdad de todo lo demás, los precios varían en relación directa con la cantidad de dinero en circulación». Por aplicación de esta ley tamaña impresión de papel tendrá la consecuencia esperable: una importante alza de precios y su pareja pérdida de valor de la moneda.

Tradicionalmente, siempre que los gobiernos han hecho funcionar la máquina de imprimir billetes (billetes que, desde Nixon, carecen de ningún respaldo metálico y que no tienen valor intrínseco alguno) los ciudadanos ham buscado valores refugio que han solido consistir en los metales preciosos que otrora respaldaban las monedas (oro o plata) o en algunas otras mercancías conservadoras de valor.

Sin embargo, en este 2020, a estos valores refugio tradicionales se ha añadido uno más, diseñado como consecuencia de la crisis de 2008: el bitcoin.

El bitcoin, es preciso que lo sepan, reúne todas las características precisas para ser un excelente valor refugio:

1⁰. Suministro limitado

Un buen conservador de valor debe ser un activo limitado. El oro es bueno en eso, su minado es escaso y caro y, salvo que se descubra alguna nueva mina que haga aumentar sustancialme te su cantidad (cosa en que los españoles fuimos especialistas con la plata y las minas de América) permanecerá más o menos constante.

Bitcoin sin embargo supera al oro en este aspecto pues el número máximo de bitcoins está limitaado por el propio sistema a 21 millones. Ya se han “minado” 18 millones y en los próximos 20 años se “minarán” los restantes 3 millones. Ningún gobierno podrá “darle a la máquina de imprimir”, hay los bitcoins que hay y no puede haber más. Bitcoin, pues, supera al oro en este aspecto.

2⁰. Fácil de comprar y vender

El oro no es difícil de comprar y vender, basta con que vaya usted con sus joyas a un «compro oro» y acepte el precio que allí le ofrezcan o busque una joyería u otro establecimiento donde comprar unos lingotes o monedas… ¿Fácil o difícil? Usted me dirá.

Para comprar o vender bitcoins solo necesita su teléfono móvil.

Creo que este punto también se va para bitcoin.

3⁰. Ampliamente aceptado como medio de pago.

El oro, no cabe duda, es ampliamente aceptado pero ¿ha probado usted a pagar con oro? Pagar con lingotes de oro o monedas de oro no es tan fácil como podría pensarse, no es fácilmente divisible (¿Cómo le darán el cambio de sus lingotes si no es fraccionándolos?) y ni siquiera su convertibilidad o medición —pesaje, verificación de la ley… etc.— es sencilla.

En cambio, bitcoin, con una capitalización actual de 545.771 miles de millones de dólares (una cifra que iguala al PIB de Suecia) supera con mucho la de la mayoría de los países del mundo y con la posibilidad de usarlo desde su teléfono móvil o a través de PayPal (este año) o tarjetas de crédito su uso como medio de pago ampliente aceptado podemos decir que supera al oro.

4⁰. Que sea percibido como un acumulador estable de valor.

Basta con leer el primer argumento para saber que bitcoin es intrínsecamente estable como acumulador de valor y, poco a poco en años pasados pero muy rápidamente es 2020, es percibido como un eficaz acumulador de valor y, en consecuencia, ya ha atraído la atención de conspícuos del mundo de las finanzas como J.P. Morgan o Goldman Sachs que, a lo que se ve, no quieren que esta fiesta se les escape.

Es así como con bitcoin empieza a cumplirse también la máxima de sir Thomas Gresham según la cual «la moneda mala expulsa siempre a la buena» y, en países con problemas económicos derivados de la negligente política monetaria de sus gobiernos, los ciudadanos empiezan a preferir conservar su dinero en forma de bitcoins que de la moneda local haciendo que los cajeros automáticos de bitcoin sean ya una realidad en países como Argentina.

Así pues el bitcoin, una unidad de cuenta eficaz y ajena a los gobiernos, como es el bitcoin, se ha presentado este 2020 como la alternativa definitiva al dinero «fiat» (se llama así a nuestro común dinero de papel basado tan solo en la confianza que nos inspira, pero no en respaldo alguno) y como un defensor de la economía de los indivíduos frente a bancos y gobiernos.

Creo que con todo esto pueden comprender por qué el precio de bitcoin ha pasado de 9.352 $ en enero de 2020 a 29.224 $ en el momento de escribir estas lineas.

Y hasta aquí lo bueno. Supongo que muchos de ustedes se preguntarán a estas alturas ¿Cómo es posible que una moneda sin valor intrínseco alguno y sin el respaldo de ningún gobierno pueda haber alcanzado ese valor? ¿Estaremos locos? ¿No será todo una burbuja como la de los famosos tulipanes holandeses?

Y hacen bien en preguntárselo y es preciso hablar de ello y hablaremos, tenemos por delante un año apasionante para hacerlo.








Elogio del bitcoin


Dinero es todo aquello que es generalmente aceptado como medio de pago por los agentes económicos para sus intercambios y que, además, cumple las funciones de ser unidad de cuenta y depósito de valor. La humanidad ha usado como «unidad de cuenta y depósito de valor» herramientas de muchos tipos, pero todas han tenido ventajas y desventajas. En la actualidad usamos unos trozos de papel impreso y unas anotaciones en cuentas a los que denominamos “dinero”, o más técnicamente “dinero fiduciario” porque, en realidad, ese “dinero” no tiene más valor que la confianza —la fe— que tenemos en que, a cambio de un trozo de papel, otra persona nos entregará bienes o servicios. Si la fe en los dioses es inexplicable aunque operativa, la fe en estos trozos de papel es igual de inexplicable aunque tan operativa o más que la fe en los dioses. Estos trozos de papel sin valor intrínseco son además la unidad de cuenta del sistema pero ni siquiera cumplen bien esta función. En este tiempo de pandemia a los gobiernos les sale a cuenta imprimir papeles de esos que llaman dinero pero, cuando lo hacen, alteran el valor de ese mismo dinero que, como unidad de cuenta, empieza a fallar, produciéndose eso que llamamos inflación. Si aumentan las unidades de cuenta y no aumenta lo contado cada unidad de cuenta contará menos cosas cada vez y esto conduce a inevitables subidas de precios y a la pérdida de valor de cada unidad de cuenta. No, el dinero fiduciario actual ni es una buena unidad de cuenta ni es un buen acumulador de valor, sobre todo porque su capacidad de contar y acumular está en manos de las peores personas que podía estar: los gobernantes. Y, para que se sepa que está en sus manos, desde tiempos inmemoriales, los gobernantes han colocado sus retratos en el facial de las monedas y billetes; tanto que al anverso de las monedas le llamamos sistemáticamente “cara”, porque es verdad que siempre aparece en ellas la efigie de algún cara. Frente al dinero fiduciario, en los últimos diez años, se ha alzado el dinero electrónico apoyado en una nueva tecnología (el blockchain) y cuyo ejemplo más conocido es el bitcoin. Hay unas cuantas diferencias entre el bitcoin y el dinero fiduciario que usted debe conocer, permítame, pues, que se las cuente de forma poco ortodoxa. La primera viene escrita en los billetes de dólar donde la frase «In God we trust» (en Dios confiamos) ha sido sustituida en bitcoin (figuradamente) por la más tangible «In code we trust» (confiamos en el código) pues el bitcoin ya no obedece a azares ni designios humanos o divinos sino simplememte al código en que está programado. Lo que es el bitcoin está definido por su código informático y ni gobiernos ni políticos pueden alterarlo. El bitcoin, además, es finito. No pueden existir más de 21 millones de bitcoins, lo que significa que el gobernante de turno no puede darle a la maquinita e imprimir más bitcoins porque, simplemente, el sistema no lo permite y es por ello que bitcoin es una magnífica unidad de cuenta —las unidades de cuenta son siempre las mismas— lo que hace que sea, al mismo tiempo, un magnífico acumulador de valor. En tiempos como estos en que, debido a la crisis, los gobiernos hacen funcionar intensivamente sus máquinas de imprimir, es natural que el dinero de muchos millonarios y grandes corporaciones acuda a refugiarse al bitcoin. Y la tercera diferencia de esta divisa gobernada por todos y no por unos pocos es que en sus monedas no está grabada ni impresa la cara de ningún cara. Una genial burla del destino es que el creador de este maravilloso invento renunció a la fama y a ser conocido y firmó sus documentos fundacionales con el nombre supuesto de Satoshi Nakamoto, una persona inexistente. ¿Triunfarán las criptomonedas? Sin duda. Comprendo que, si usted ha pasado su vida contando y anotando con números romanos, habituarse a los arábigos le cueste pero, es indiscutible, que aquellos no pueden competir con estos a la hora de realizar operaciones aritméticas de forma que, antes temprano que tarde, usted los abandonará. La superioridad de bitcoin (de las criptomonedas) frente al dinero fiduciario como unidad de cuenta o acumulador de valor está fuera de toda discusión por lo que nuestro actual dinero fiduciario, como los viejos números romanos, va camino de la obsolescencia. Solo la voluntad de los gobiernos de seguir agarrados a la manivela de imprimir dinero obstruye la más rápida difusión de las criptodivisas, pero esto tampoco aguantará mucho, primero tratarán de hacer pasar sus divisas fiat por criptodivisas (todos los gobiernos están ya en eso) pero pronto habrán de aceptar la inutilidad de esas unidades de cuenta de valor alterable por unos cuantos políticos. ¿Significa esto que la humanidad mejorará y será todo más democrático y feliz? Pues… esa pregunta es harina de otro costal y materia de otro post.

Reddit Bitcoin sticky FAQ (20201101)


Welcome to the r/Bitcoin Sticky FAQ

You’ve probably been hearing a lot about Bitcoin recently and are wondering what’s the big deal? Most of your questions should be answered by the resources below but if you have additional questions feel free to ask them in the comments.

It all started with the release of the release of Satoshi Nakamoto’s whitepaper however that will probably go over the head of most readers so we recommend the following videos for a good starting point for understanding how bitcoin works and a little about its long term potential:

Some other great resources include Lopp.net, the Princeton crypto series and James D’Angelo’s Bitcoin 101 Blackboard series.

Some excellent writing on Bitcoin’s value proposition and future can be found at the Satoshi Nakamoto Institute.

Some Bitcoin statistics can be found here and here. Developer resources can be found here. Peer-reviewed research papers can be found here.

Potential upcoming protocol improvements and scaling resources here and here.

The number of times Bitcoin was declared dead by the media can be found here (LOL!)

Key properties of Bitcoin
  • Limited Supply – There will only ever be 21,000,000 bitcoins created and they are issued in a predictable fashion, you can view the inflation schedule here. Once they are all issued Bitcoin will be truly deflationary. The halving countdown can be found here.

  • Open source – Bitcoin code is fully auditable. You can read the source code yourself here.

  • Accountable – The public ledger is transparent, all transactions are seen by everyone.

  • Decentralized – Bitcoin is globally distributed across thousands of nodes with no single point of failure and as such can’t be shut down similar to how Bittorrent works. You can even run a node on a Raspberry Pi.

  • Censorship resistant – No one can prevent you from interacting with the bitcoin network and no one can censor, alter or block transactions that they disagree with, see Operation Chokepoint.

  • Push system – There are no chargebacks in bitcoin because only the person who owns the address where the bitcoins reside has the authority to move them.

  • Low fee scaling – On chain transaction fees depend on network demand and how much priority you wish to assign to the transaction. Most wallets calculate on chain fees automatically but you can view current fees here and mempool activity here. On chain fees may rise occasionally due to network demand, however instant micropayments that do not require confirmations are happening via the Lightning Network, a second layer scaling solution currently rolling out on the Bitcoin mainnet.

  • Borderless – No country can stop it from going in/out, even in areas currently unserved by traditional banking as the ledger is globally distributed.

  • Trustless – Bitcoin solved the Byzantine’s Generals Problem which means nobody needs to trust anybody for it to work.

  • Pseudonymous – No need to expose personal information when purchasing with cash or transacting.

  • Secure – Encrypted cryptographically and can’t be brute forced or confiscated with proper key management such as hardware wallets.

  • Programmable – Individual units of bitcoin can be programmed to transfer based on certain criteria being met

  • Nearly instant – From a few seconds to a few minutes depending on need for confirmations. Transactions are irreversible after one or more confirmations.

  • Peer-to-peer – No intermediaries with a cut, no need for trusted third parties.

  • Portable – Bitcoins are digital so they are easier to move than cash or gold. They can even be transported by simply memorizing a string of words for wallet recovery (while cool this method is generally not recommended due to potential for insecure key generation by inexperienced users. Hardware wallets are the preferred method for new users due to ease of use and additional security).

  • Scalable – While the protocol is still being optimized for increased transaction capacity, blockchains do not scale very well, so most transaction volume is expected to occur on Layer 2 networks built on top of Bitcoin.

  • Divisible – Each bitcoin can be [divided down to 8 decimals](https://en.bitcoin.it/wiki/Satoshi_(unit)), which means you don’t have to worry about buying an entire bitcoin.

  • Designed Money – Bitcoin was created to fit all the fundamental properties of money better than gold or fiat

Where can I buy bitcoins?

Bitcoin.org and BuyBitcoinWorldwide.com are helpful sites for beginners. You can buy or sell any amount of bitcoin (even just a few dollars worth) and there are several easy methods to purchase bitcoin with cash, credit card or bank transfer. Some of the more popular resources are below, also check out the bitcoinity exchange resources for a larger list of options for purchases.

Here is a listing of local ATMs. If you would like your paycheck automatically converted to bitcoin use Bitwage.

Note: Bitcoins are valued at whatever market price people are willing to pay for them in balancing act of supply vs demand. Unlike traditional markets, bitcoin markets operate 24 hours per day, 365 days per year. Preev is a useful site that that shows how much various denominations of bitcoin are worth in different currencies. Alternatively you can just Google “1 bitcoin in (your local currency)”.

Securing your bitcoins

With bitcoin you can “Be your own bank” and personally secure your bitcoins OR you can use third party companies aka “Bitcoin banks” which will hold the bitcoins for you.

  • If you prefer to “Be your own bank” and have direct control over your coins without having to use a trusted third party, then you will need to create your own wallet and keep it secure. If you want easy and secure storage without having to learn computer security best practices, then a hardware wallet such as the Trezor, Ledger or ColdCard is recommended. Alternatively there are many software wallet options to choose from here depending on your use case.

  • If you prefer to let third party “Bitcoin banks” manage your coins, try Gemini but be aware you may not be in control of your private keys in which case you would have to ask permission to access your funds and be exposed to third party risk.

Note: For increased security, use Two Factor Authentication (2FA) everywhere it is offered, including email!

2FA requires a second confirmation code to access your account making it much harder for thieves to gain access. Google Authenticator and Authy are the two most popular 2FA services, download links are below. Make sure you create backups of your 2FA codes.

Google Auth Authy OTP Auth
Android Android N/A
iOS iOS iOS
Watch out for scams

As mentioned above, Bitcoin is decentralized, which by definition means there is no official website or Twitter handle or spokesperson or CEO. However, all money attracts thieves. This combination unfortunately results in scammers running official sounding names or pretending to be an authority on YouTube or social media. Many scammers throughout the years have claimed to be the inventor of Bitcoin. Websites like bitcoin(dot)com and the btc subreddit are active scams. Almost all altcoins (shitcoins) are marketed heavily with big promises but are really just designed to separate you from your bitcoin. So be careful: any resource, including all linked in this document, may in the future turn evil. Don’t trust, verify. Also as they say in our community “Not your keys, not your coins”.

Where can I spend bitcoins?

Check out spendabit or bitcoin directory for millions of merchant options. Also you can spend bitcoin anywhere visa is accepted with bitcoin debit cards such as the CashApp card. Some other useful site are listed below.

Store Product
Gyft Gift cards for hundreds of retailers including Amazon, Target, Walmart, Starbucks, Whole Foods, CVS, Lowes, Home Depot, iTunes, Best Buy, Sears, Kohls, eBay, GameStop, etc.
Spendabit, Overstock and The Bitcoin Directory Retail shopping with millions of results
ShakePay Generate one time use Visa cards in seconds
NewEgg and Dell For all your electronics needs
Bitwa.la, Coinbills, Piixpay, Bitbill.eu, Bylls, Coins.ph, Bitrefill, LivingRoomofSatoshi, Coinsfer, and more Bill payment
Menufy, Takeaway and Thuisbezorgd NL Takeout delivered to your door
Expedia, Cheapair, Destinia, Abitsky, SkyTours, the Travel category on Gyft and 9flats For when you need to get away
Cryptostorm, Mullvad, and PIA VPN services
Namecheap, Porkbun Domain name registration
Stampnik Discounted USPS Priority, Express, First-Class mail postage
Coinmap and AirBitz are helpful to find local businesses accepting bitcoins. A good resource for UK residents is at wheretospendbitcoins.co.uk.

There are also lots of charities which accept bitcoin donations.

Merchant Resources

There are several benefits to accepting bitcoin as a payment option if you are a merchant;

  • 1-3% savings over credit cards or PayPal.

  • No chargebacks (final settlement in 10 minutes as opposed to 3+ months).

  • Accept business from a global customer base.

  • Increased privacy.

  • Convert 100% of the sale to the currency of your choice for deposit to your account, or choose to keep a percentage of the sale in bitcoin if you wish to begin accumulating it.

If you are interested in accepting bitcoin as a payment method, there are several options available;

Can I mine bitcoin?

Mining bitcoins can be a fun learning experience, but be aware that you will most likely operate at a loss. Newcomers are often advised to stay away from mining unless they are only interested in it as a hobby similar to folding at home. If you want to learn more about mining you can read more here. Still have mining questions? The crew at r/BitcoinMining would be happy to help you out.

If you want to contribute to the bitcoin network by hosting the blockchain and propagating transactions you can run a full node using this setup guide. If you would prefer to keep it simple there are several good options. You can view the global node distribution here.

Earning bitcoins

Just like any other form of money, you can also earn bitcoins by being paid to do a job.

Site Description
WorkingForBitcoins, Bitwage, Cryptogrind, Coinality, Bitgigs, /r/Jobs4Bitcoins, BitforTip, Rein Project Freelancing
Lolli Earn bitcoin when you shop online!
OpenBazaar, Purse.io, Bitify, /r/Bitmarket, 21 Market Marketplaces
/r/GirlsGoneBitcoin NSFW Adult services
A-ads, Coinzilla.io Advertising

You can also earn bitcoins by participating as a market maker on JoinMarket by allowing users to perform CoinJoin transactions with your bitcoins for a small fee (requires you to already have some bitcoins.

Bitcoin-Related Projects

The following is a short list of ongoing projects that might be worth taking a look at if you are interested in current development in the bitcoin space.

Project Description
Lightning Network Second layer scaling
Blockstream, Rootstock and Drivechain Sidechains
Hivemind and Augur Prediction markets
Tierion and Factom Records & Titles on the blockchain
BitMarkets, DropZone, Beaver and Open Bazaar Decentralized markets
JoinMarket and Wasabi Wallet CoinJoin implementation
Coinffeine and Bisq Decentralized bitcoin exchanges
Keybase Identity & Reputation management
Abra Global P2P money transmitter network
Bitcore Open source Bitcoin javascript library
Bitcoin Units

One Bitcoin is quite large (hundreds of £/$/€) so people often deal in smaller units. The most common subunits are listed below:

Unit Symbol Value Info
bitcoin BTC 1 bitcoin one bitcoin is equal to 100 million satoshis
millibitcoin mBTC 1,000 per bitcoin used as default unit in recent Electrum wallet releases
bit bit 1,000,000 per bitcoin colloquial “slang” term for microbitcoin (μBTC)
satoshi sat 100,000,000 per bitcoin smallest unit in bitcoin, named after the inventor

For example, assuming an arbitrary exchange rate of $10000 for one Bitcoin, a $10 meal would equal:

  • 0.001 BTC

  • 1 mBTC

  • 1,000 bits

  • 100k sats

For more information check out the Bitcoin units wiki.


Still have questions? Feel free to ask in the comments below or stick around for our weekly Mentor Monday thread. If you decide to post a question in r/Bitcoin, please use the search bar to see if it has been answered before, and remember to follow the community rules outlined on the sidebar to receive a better response. The mods are busy helping manage our community so please do not message them unless you notice problems with the functionality of the subreddit.

Note: This is a community created FAQ. If you notice anything missing from the FAQ or that requires clarification you can edit it here and it will be included in the next revision pending approval.

Welcome to the Bitcoin community and the new decentralized economy!

Autorreplicantes en la pintura


¿Está lo engendrado contenido en el engendrante y por tanto es siempre una degeneración de él?

La pregunta es tan antigua como el Concilio de Nicea (325) y tan moderna como John Von Neumann (1903-1957), padre de los ordenadores actuales, principal matemático en el «proyecto Manhattan» y teórico de las primeras máquinas autorreplicantes.

La paradoja de que no es posible observar lo observado sin modificarlo —paradoja del observador— puede ser ilustrada con la vieja historia del pintor loco que quiso dibujar toda su aldea hasta en el más mínimo detalle pero que, al concluir, se dio cuenta de que, para ser totalmente exacto, debió pintarse a sí mismo en su terraza pintando el cuadro. Una vez lo hizo se percató de que el cuadro no era exacto pues, si él se había pintado a sí mismo pintando el cuadro, debería pintarse a sí mismo, pintándose a sí mismo, pintando el cuadro. El pintor loco de nuestro cuento se enfrentó así a una regresión infinita que, de no estar loco ya antes de empezar el cuento, lo hubiese vuelto loco para el final.

Von Neumann resuelve todas estas paradojas con tan genial sencillez que uno no sabe que habría pasado en Nicea si Von Neumann llega a aparecer por allí; pero voy a dejar el trabajo de Von Neumann para otros post, este lo escribo porque me he preguntado cómo habrían interpretado los pintores —si es que lo habían hecho— esta historia del pintor que se pinta a sí mismo.

Naturalmente, he recurrido a Google y he buscado imágenes sobre pintores que se pintan a sí mismos y me he encontrado con este prodigioso cuadro del pintor gandiense Alex Alemany. En la pintura se ve a un pintor que pinta la pintura de un pintor que pinta al pintor que la pinta.

Este pintor pintado al tiempo que pinta a quien le pinta; esta imagen del creador creado por su creación, me ha parecido muy sugerente y metáfora de muchas cosas. Es verdad que, como en nuestra historia, para ser perfecto precisaría que se pintase al pintor que pinta la pintura del pintor que es pintado por el pintor que hay en la pintura que pinta… pero tampoco es cosa de ponerse exquisito, para resolver problemas de ese calibre necesitamos la ayuda de un genio. John Von Neumann, sin ir más lejos.

La última librería


No creo que el autor de la tablilla de Kish llegase a imaginarlo nunca, tampoco creo que Rómulo Augústulo pensase en ello aquel 4 de septiembre del año 476; quizá Constantino Paleólogo sí tuvo más conciencia de la trascendencia de lo que iba a suceder aquel martes 29 de mayo de 1453 mientras caminaba hacia las murallas de Constantinopla con la firme determinación de morir luchando en ellas al lado de sus hombres. Pero estoy seguro que ninguno de ellos pensó jamás que los hechos que estaban viviendo se convertirían en los hitos con que la humanidad dividiría las edades de la historia en los milenios venideros.

Hoy, mientras leía un artículo de la agencia Univisión a propósito de una magnífica librería de Los Ángeles, me han venido a la cabeza aquellos hechos y he pensado que, tal vez, si hubiésemos de buscar un hito con que cerrar nuestra actual Edad Contemporánea este bien pudiera ser el del cierre de la última librería.

El nombre de la librería de la que trata el artículo es casi una broma macabra: “The last bookstore” y ha sido al conjuro de ese nombre ¿comercial? que se me han venido a la memoria el escriba de Kish escribiendo en su tablilla, Rómulo Augústulo entregando el cetro imperial al bárbaro Odoacro y Constantino XI Paleólogo, espada en mano en las murallas de Constantinopla, esperando la última y decisiva acometida de la infantería jenízara.

Desde que el escriba de Kish trazó sus primeros signos hasta nuestros días han transcurrido 5.500 años, 55 siglos fascinantes en los que el conocimiento humano encontró una nueva patria donde habitar y preservarse. Recluído en el cerebro de los homo sapiens durante 160.000 años, a partir de Kish el conocimiento pobló nuevos continentes en forma de tablillas de barro, papiros o lápidas. Gracias a la escritura el ser humano aumentó su memoria y sus capacidades intelectuales hasta límites insospechados; desde Kish en adelante las nuevas generaciones podrían disponer del conocimiento acumulado por sus ancestros y ya nada volvería a ser igual. Tras 160.000 años durante los cuales la inmensa mayoría de los homo sapiens apenas si habían hecho otra cosa que tallar herramientas en piedra; los 5.500 años que siguieron a aquel remoto día en Kish, vieron a ese mismo homo sapiens aprender los secretos de la naturaleza y dominar las energías naturales hasta, finalmente, lograr salir de la Tierra y alcanzar los confines del sistema solar.

Durante esos 5.500 años todo el saber humano ha estado adherido a un soporte material cuya copia y reproducción era el principal problema. Inventos como la imprenta (1455) cambiaron el mundo mucho más que la caída del último resto del imperio romano en Constantinopla (1453) pero el ser humano es así: necesita la perspectiva que da el tiempo para apreciar el valor de lo que nace y apenas unos instantes para percibir la importancia de lo que muere.

Una cierta melancolía invade al ser humano cuando piensa que, esos soportes que han sido la patria del conocimiento durante 5.500 años, están próximos a ser abandonados. Como Constantino XI Paleólogo al sentir que era el último día de un imperio que había sido patria de los romanos desde hacía 2.200 años, los seres humanos del siglo XXI se enfrentan con melancólica rebeldía a lo que saben inevitable: el conocimiento abandonará lo que ha sido su hogar durante 5.500 años para marchar a habitar unos espacios intangibles, ajenos a la tranquilizadora sensación que el tacto aporta a esta especie que se dedicó 160.000 años a tallar piedras con sus manos.

Y quizá el nombre de esta librería de Los Ángeles de la que les hablo, “The last bookstore”, no sea sino un augurio que, como los augurios que anunciaron la caída de Constantinopla, anuncie también el fin inevitable de una era gloriosa.

Quizá no haya otra opción y el día que cierre la última librería sea el día que los hombres hayan de tomar en cuenta para dar por cerrada la era más fascinante de la vida de la humanidad. Quizá ese destino esté ya escrito en uno de esos libros prontos a ser abandonados pero, si es así, espero que lo veamos… y que sea para bien.

Protoinstagram


Hubo un tiempo en que la gente usaba estas cosas: una especie de #instagram hecho en papel y que, además, no podías retocar con filtros. El texto habías de escribirlo a mano en el dorso de la fotografía donde aparecían también tus datos personales sin que antes hubieses de aceptar ningún tipo de condiciones de uso del servicio. Las llamaban #postales porque se enviaban por correo postal y usar #hashtags en ellas era inútil.